Como no dedicar unas líneas a todos los afectados en los atentados de París. Afectados directos e indirectos, porque este tipo de catástrofes no llegan a todos de un modo u otro, en mi caso emocional y desde mi más sincera empatía. Desde la psicología, es la labor de muchos de mis compañeros poder estar ahí como apoyo para aquellos que han sufrido la tragedia y los otros que quedan sufriendo las pérdidas de sus seres queridos.
No solo hablamos de un impacto personal sino cultural y mundial. Nos queda a partir de ahora un largo camino por sufrir los duelos y un tiempo donde el terror estará con nosotros, debemos de estar alerta, cuidarnos los unos a los otros, no dejar de confiar en la especia humana.
Desde mi humilde Málaga, miro al mundo con extrañeza, con dudas acerca de como actuar ante tal catástrofe. Y mi único apoyo, es escribir unas palabras acerca de lo sucedido, a modo de expresar mi pesar.
Apoyar a las familias a caminar el largo camino de la pérdida, a animarles a reincorporarse a sus tareas diarias para poder sobrellevar el dolor. Porque ir hacia delante, no es dejar a los que no están detrás sino llevarlos con nosotros. profesionales de la psicología han de ser directos con las familias, con cariño pero claros, la esperanza es dura cuando ya no existe, pero es mas sano que vivir de ilusiones.
les recomendaría vivir el duelo en compañía de sus familias y que limiten la inclusión de los medios, no es necesario acentuar el dolor.
Poco más podría decir, a veces no hay palabras.

Cómo ayudar ante una crisis o emergencia. Recordando a los afectado de Paris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *